Skip to content
We are sorry but the page you are looking for is not available in the language you have selected, please go to the corresponding homepage
  1. Home
  2. Biblioteca
Informe

Estudio de caso: Programa de transferencia incondicional de efectivo emprendido a raíz del tifón Haiyan (Yolanda)

2014 — Por IFRC

El tifón Haiyan, la tormenta más devastadora que jamás se había registrado, tocó tierra por primera vez en la mañana del 8 de noviembre de 2013 en Guiuan, en la provincia de Samar Oriental, lo que causó numerosas víctimas y daños significativos en las viviendas, los medios de vida y la infraestructura en nueve provincias filipinas. Las islas de Leyte y Samar fueron las más gravemente afectadas: el noventa por ciento (90%) de la infraestructura de la ciudad de Tacloban, el mayor núcleo urbano de Leyte, quedó asolado. Conforme a las estimaciones de las autoridades filipinas, se registró trece millones de afectados, 3,4 millones de desplazados y al menos cinco mil doscientas nueve muertes confirmadas. A raíz del tifón Haiyan, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional) formuló un llamamiento preliminar de emergencia para respaldar a la Cruz Roja de Filipinas en la prestación de asistencia a cien mil familias (quinientas mil personas) por un periodo de dieciocho meses. El llamamiento de emergencia tenía por propósito suplir una significativa proporción de las necesidades inmediatas (alimentos y artículos no alimentarios) mediante modalidades basadas en transferencias de efectivo. Se decidió de modo previo que se atendería las necesidades básicas de cien mil familias mediante una combinación de asistencia en especie y en efectivo y que cincuenta mil familias obtendrían subsidios incondicionales en efectivo. Resulta fundamental destacar que la Cruz Roja de Filipinas o la Federación Internacional nunca habían intentado distribuir subsidios incondicionales en efectivo para atender las necesidades inmediatas en esa escala en las semanas posteriores a un desastre. Hasta la fecha, en la mayor operación de emergencia de distribución de dinero en efectivo emprendida por la Cruz Roja de Filipinas, se había atendido a tres mil familias afectadas por los múltiples tifones ocurridos en el verano de 2013.